México se ha convertido en el mercado latinoamericano más valorado en los últimos años para el crecimiento de energías limpias de fuentes renovables, donde la industria fotovoltaica se impone como opción principal.

Ejemplo de esta evolución en el país centroamericano es la gran inversión realizada por la empresa Trina Solar.

Trina Solar es la segunda compañía de tecnología fotovoltaica más grande del mundo, ha obtenido un crecimiento alrededor del 20% en la región desde 2015.

“El enorme recurso solar con el que cuenta México, lo hace ser el principal mercado de América Latina para la implementación de energía fotovoltaica.

Por lo tanto, las necesidades energéticas en este territorio, pueden ser completamente satisfechas por la energía solar; la cual, en los últimos tres años, ha tenido un fuerte desarrollo y México es un caso de éxito que, al atraer la atención de empresarios internacionales, se ha posicionado entre los 10 mejores y mayores mercados solares del planeta”.

Álvaro García Maltras, director general de Trina Solar para América Latina y El Caribe

En este sentido, México se encuentra actualmente dentro de los 20 países con mayor capacidad solar fotovoltaica instalada en el mundo, acompañando a Chile y Brasil.

Por su parte, García Maltras destacó que:

“México tiene las condiciones solares ideales, costos competitivos y diversos jugadores, incluyendo empresas mexicanas.

Lo que nos preocupa es la cancelación de subastas que se están dando, ello puede provocar que por primera vez se reduzca el crecimiento del mercado, frenando su desarrollo tanto en el país, como en la región”.

La cancelación de subastas, asignación de contratos e instalación fotovoltaica en México

“Aun cuando existe cierta expectativa sobre cuáles serán las nuevas reglas del juego, ya hay proyectos listos para licitarse y empezar a construir bajo condiciones competitivas y en beneficio de los consumidores mexicanos”.

México tiene las condiciones solares ideales, costos accesibles y diversos jugadores, incluyendo empresas mexicanas.

Sin embargo, dada la revocación de algunas subastas, el crecimiento del mercado podría empezar a reducirse y con ello obstaculizarse el desarrollo, no sólo de México, sino de Latinoamérica.

Aun así, empresas como Trina Solar se planteó el incremento de proyectos de energía solar en 7 GW en América Latina durante el año 2019, teniendo a México como abanderado para ello.

No obstante, empresas como Enel, un grupo eléctrico italiano con gran capacidad de operaciones en Latinoamérica, ha logrado grandes avances, teniendo como puntos de partida a Chile y México, donde la energía solar ha sido fuerte dominador en los proyectos de expansión a nivel regional.

La energía fotovoltaica le ha ganado terreno a la eólica

García Maltras, quién trabajó con energía eólica en 2004 con la empresa Siemens Gamesa en España, explicó que

“Ciertamente la energía eólica es apasionante, pero tiene complejidades adicionales a la solar, como mayor impacto en la red y es más difícil de predecir.

La energía solar puede armonizar mejor con la red eléctrica nacional y es mayormente integrable a cualquier otra solución, ya que desde un módulo hasta un millón de éstos se instalan de igual forma, mientras que la eólica la considero más compleja”.

En este sentido, las diferentes políticas de reducción de emisiones de gases con efecto invernadero adoptada por muchos países latinoamericanos y la reducción en los costos de la tecnología, ha hecho que en la región los precios de la generación de energía solar en las diferentes subastas haya tenido un descenso importante, pasando de US$200/MWh los US$20/MWh.

Este cambio, ha sido más determinante que el presenciado con la energía eólica, el cual de US$80/MWh llegase a aproximadamente los mismos valores en un tiempo similar.

La energía solar es la base para el siguiente paso

Por último, considera García que la energía solar es la base para el siguiente paso a nivel residencial, comercial e industrial, combinando la energía solar con el almacenamiento, reduciendo la dependencia actual que existe de la red eléctrica.

Para ello, destacó que la industria del almacenamiento es consecuencia de la intermitencia solar pero ya está siguiendo su curva de maduración y bajando sus costos.

Trina Solar también posee una división de baterías y está desarrollando sus propios productos.

El momento en el que el costo sea lo suficientemente competitivo está cercano y podremos implementar nuestra solución.

Esto depende del precio de la energía en cada lugar y no se puede dejar de considerar que aún existen muchos lugares sin conexión a la red, por lo que el almacenamiento es una excelente opción”.

Leave a Reply